Netflix, el ejemplo perfecto de burbuja de precios

En todos los ciclos económicos hay empresas que crecen mucho más que otras. Si cotizan en bolsa, estas empresas de elevado crecimiento acostumbran a ir acompañadas por un interés creciente por la adquisición de sus acciones por parte de los inversores. 

Es este interés creciente por la compra de una parte de la empresa hace impulsar los precios alza. 

Con crecimientos de las ventas que van del 7% en los peores trimestres al +40% en los mejores trimestres, Netflix es una de las niñas bonitas de Wall Street. Una, no la única.

 Ventas medias de los últimos 12 meses, trimestrales y crecimiento trimestral de Netflix

Ventas medias de los últimos 12 meses, trimestrales y crecimiento trimestral de Netflix

Dado que se trata de una empresa de gran crecimiento, sus inversiones constantes no han permitido mantener constantes el crecimiento de los beneficios por acción. Sin embargo, de media, los beneficios por acción han ido creciendo durante los últimos años.

 Evolución de los BPA de Netflix

Evolución de los BPA de Netflix

Hasta aquí todo normal. Empresa con facturación y activos crecientes que consigue hacer crecer los beneficios y el valor contable.

Bajo este contexto, lo normal es que la cotización  de la empresa cotice al alza. Sin embargo, hay otro factor que condiciona el precio. El sentimiento de los inversores. Las expectativas futuras, la parte que más ficción tiene y menos realidad asiente, condicionan la evolución de la cotización de las acciones de una empresa.

Netflix es en general, una empresa genial. Ha revolucionado el mundo audiovisual pero, ¿estará muriendo de éxito?

Por un lado, cuando una empresa lo hace realmente bien, la competencia no tarda en lanzar productos similares que le puedan coger cuota de mercado. Un buen ejemplo, es HBO la versión "Netflix" de Time Warner.

Por otro lado, las elevadas expectativas de crecimiento de la empresa por parte de los inversores pueden llegar a ser demasiado elevadas. Además habría que añadir la tendencia, que siempre acostumbra a aparecer en todos los movimientos importantes de precios, la euforia y el pánico.

Durante los últimos trimestres, la euforia se ha apoderado de la mente de los inversores. La codicia responde por ellos. Y están dispuestos a comprar a cualquier precio. Esto es lo que creemos que está pasando en Netflix, Amazon, Nvidia o Adobe Systems entre otros. 

Netflix cotiza actualmente a un PER (Price to Earnings Ratio) de 265 veces. El PER medio de los beneficios de últimos 3 años es de 528 con Netflix cotizando a 346$. Es decir, con los precios del "desplome", así lo califican algunos medios, de ayer en "after hours".

En 2008 cotizaba a un precio valor contable cercano a 1. Hoy cotiza a un precio valor contable cercano a 12.

Tanto los ratios fundamentales como la verticalidad de la evolución de los precios muestran que se trata de una burbuja de precios. Y ya saben como acaban todas las burbujas...

Netflix

¿Durante cuantos años puede seguir creciendo a mismo ritmo que lo ha hecho durante los últimos años?

Recuerda la moraleja del crecimiento de las empresas, y es que éstas, cuanto más grandes son más les cuesta crecer. La gente no tendrá dos suscripciones de Netflix...

Por lo tanto, bajo nuestro punto de vista, Netflix sigue cotizando a precios extremadamente elevados aún después del "desplome". Nuestra opinión es que el inversor de largo plazo debería mantenerse al margen. Otra cosa, es que los especuladores quieran aprovechar los movimientos de corto plazo. En tal caso, estas caídas podrían ser una compra de muy corto plazo.

Seguramente, uno de los principales motivos por los que muchos inversores pierden dinero es porqué compran porqué "ha subido mucho" y venden "porqué se está desplomando". Cuando hay que hacer exactamente lo contrario.