Un océano de oportunidades

El planeta es azul y de ti depende, o mejor dicho de tu mente, que lo sigas viendo azul.

Nuestra mente es la responsable de crear y destruir nuestra realidad, todo es lo que queremos que sea.

No hay una manera de ver las cosas más válida que otra, únicamente diferente.

La percepción que tenemos de la realidad está influenciada por infinidad de factores que residen tanto en nuestro consciente como en nuestro inconsciente.

Sin embargo, y a pesar de que hay muchos factores que no podemos controlar, con tiempo, constancia y determinación podemos llegar a educar nuestra mente para ver las cosas con mayor perspectiva.

Con esto no digo que vayas a conseguir una total perspectiva de tu propia realidad. Es imposible. Por mucho que quieras, lo único que vas a conseguir es salir de una cárcel para llegar a otra con un patio más grande desde donde verás la cárcel anterior y así infinitamente.

Esto no significa, que no valga la pena tomar las riendas para cambiar nuestra manera de interpretar la realidad.

Para ser un buen inversor es muy importante no dejarse llevar por las emociones que puedan generar las fluctuaciones de los precios de los activos. Tomar la perspectiva adecuada te hará ver oportunidades cuando todos tienen miedo.

En general, las caídas en el mercado de acciones o de bienes inmuebles vienen acompañadas de malas noticias que intentan justificar el motivo de esas caídas. Contrariamente, cuando las subidas son acusadas, las buenas noticias también intentan justificar estos movimientos de precios.

Mi primera recomendación es que no hagas demasiado caso a esas noticias. No te digo que no las leas, pero sí que intentes reflexionar si realmente tienen importancia a largo plazo o no y que implicaciones reales pueden tener en tus inversiones. En general, la gran mayoría de noticias que se publican a diario no tienen repercusiones en los resultados empresariales a largo plazo.

Los servicios de noticias son lo más parecido a un gallinero, en el que se comunica mucha información pero muy poca que sea realmente relevante.

Por otro lado, hay los sentimientos de los inversores, de las personas y en última instancia, del Sr. Mercado. El Sr.Mercado reacciona a las noticias y sus propios movimientos haciendo que su carácter sea considerado por muchos de “maníaco depresivo”. Estoy totalmente de acuerdo.

El sentimiento de muchos inversores y del Sr. Mercado pasa de la euforia extrema a la depresión en cuestión de meses y, a veces, ¡en cuestión de días!

Por lo tanto, hay que saber actuar en consecuencia.

La mayoría de noticias que generan grandes caídas en el mercado de acciones acostumbran a ser oportunidades de compra, en empresas que tengan valor claro.

Los periodos en los que el Sr. Mercado está deprimido son los mejores momentos para invertir, ya que, el Sr. Mercado te ofrecerá acciones a precios que están muy por debajo del valor económico de sus negocios subyacentes. Contrariamente, cuando está maníaco o eufórico, el Sr.  Mercado te ofrecerá acciones a precios que están muy por encima del valor económico de su negocio subyacente.

Durante todos los meses del año hay sectores y empresas que el Sr. Mercado ha dejado de lado y, consecuentemente, cotizan por debajo del valor económico de sus negocios subyacentes.

Mientras las noticias negativas van llenando portadas y las empresas de moda siguen cotizando a precios desorbitados otros seguimos encontrando oportunidades de inversión.

No importa el temporal, en el océano siempre hay oportunidades.

¿Quieres descubrir mis ideas de inversión?

Rellena el siguiente formulario y recibirás la idea de este mes completamente gratis.

Nombre y apellidos *
Nombre y apellidos