Las empresas de componentes del automóvil se desploman a ritmo de recesión

El 24 de Mayo de este mismo año publicamos un artículo titulado "Autozone nos advierte de la situación o será un caso aislado" en el que explicábamos como tanto la situación técnica, la fundamental así como el comportamiento de los "insiders" de Autozone y O'Relly Automotive favorecían a que se dieran caídas importantes de los precios de sus acciones.

Desde entonces los precios de sus acciones han seguido cayendo con fuerza.

En los siguientes gráficos pueden ver los gráficos que publicamos en el pasado post con los precios actualizados.

Gráfico semanal AUTOZONE

Gráfico mensual escala logarítmica O'Reilly Automotive

Los precios de las acciones de ambas empresas son un claro ejemplo de algo que ha sucedido y lo seguirá haciendo a lo largo de la historia, burbujas de precios.

Las burbujas tanto en el mercado de renta variable como en el de cualquier otro mercado, como podría ser el de los bienes inmuebles, se caracterizan por subidas de precios verticales en sus últimas etapas, interés creciente entre el público menos experimentado, incremento del número de transacciones y ratios de valoración exuberantamente irracionales.

Si se dan las características citadas anteriormente, estés delante del mercado que estés, puedes estar casi completamente seguro de estar delante de una burbuja que, tarde o temprano, acabará estallando.

Si observamos los gráficos de precios de largo plazo de AUTOZONE y O'REILLY AUTOMOTIVE en escala lineal observamos claramente el patrón de precios característico de las burbujas de precios.

Gráfico mensual AUTOZONE

Gráfico mensual O'REILLY AUTOMOTIVE

Por lo tanto, aquí tienen un nuevo sector cuya burbuja de precios ya ha estallado.

Tal y como explicamos en el artículo del mes de Mayo, el sector del automóvil es un sector con una elevada cantidad de créditos subprime que ante cualquier incremento de la tasa de desempleo y/o reducción del crecimiento económico pueden generar problemas más allá del propio sector.