Salesforce.com: Un ejemplo de exuberancia irracional

Salesforce es una compañía tecnológica americana especializada en la gestión de relaciones con el cliente (CRM, Customer Relationship Management). 

Tal y como indican en su página web: Salesforce es la Customer Success Platform que ayuda a las empresas a conectar con sus clientes de una manera totalmente nueva a través de sus ventas, servicios, marketing, comunidades y aplicaciones de análisis.

Desde que empezó a cotizar en 2004 en el NYSE la empresa se ha revalorizado un más de un 1.600%. En las caídas de 2007/2008 las acciones de la compañía también realizaron una importante corrección, si embargo, desde el mes de Enero de 2009 las acciones de Salesforce se han revalorizado más de un 1.200%.

Viendo estas subidas, los normal es que los beneficios de la compañía hubieran subido acorde con el precio de las acciones o como mínimo en parte.

Pues bien, parece ser que las expectativas de beneficios superan, con creces, los resultados que está obteniendo al misma. Durante el ejercicio 2016 la compañía obtuvo unos beneficios de casi 180 millones, el primer año fiscal con beneficios positivos desde el año 2011. Si realizamos la media de beneficios de los últimos 5 años, la empresa sigue, de media, con beneficios negativos. El primer trimestre del año 2017 la empresa volvió a entrar en terreno negativo, con una pérdida de 51 millones.

Mientras sus acciones y su capitalización han seguido subiendo como la espuma.

Consecuentemente, el PER (Price Earnings Ratio) de Salesforce del beneficio medio de los últimos doce meses supera los 430. Es decir, que si comprara la compañía, con los beneficios medios de los últimos doce meses constantes, tardaría 430 años en recuperar la inversión.

¿Un chollo no?

Si intentamos calcular el PER 5, es decir, el ratio precio de la acciones entre los beneficios por acción medios de los últimos 5 años, simplemente, saldría un valor negativo porqué los beneficios medios de los últimos 5 años han sido negativos.

El precio valor contable de la acción está alrededor de los 8, cuando se consideran precios razonables ratios inferiores a 1,5.

Desde el punto de vista técnico, la tendencia de largo y medio plazo sigue alcista. Sin embargo, si visualizamos el gráfico de precios en escala logarítmica podemos observar como los precios están incrementando progresivamente a menor ritmo. Es decir, que el incremento porcentual de los precios se está desacelerando, signo claro de agotamiento de tendencia alcista.

El caso de Salesforce es un ejemplo claro de lo que pueden hacer los precios cuando los inversores se contagian de un exceso de esperanza positiva y un elevado apetito de riesgo.

El sentimiento inversor queda traducido en el precio de las acciones que empiezan a subir después de la crisis financiera de 2008. El sentimiento de los inversores pasa del pesimismo extremo vivido en 2008 y 2009 a una recuperación gradual de la confianza a medida que los precios de las acciones se recuperan, el paro baja y el consumo vuelve a las calles. Van pasando los años y a medida que más trabajadores encuentran empleo, mayor es la confianza y la esperanza de que todo a volver a ir indefinidamente bien.

Los bolsillos de los trabajadores y pequeños empresarios vuelven a estar llenos. Los inversores más inexpertos se aceran al mercado de valores y observan como las acciones hace años que están subiendo y no ven signos claros que les muestren que vayan a dejarlo de hacer. Empieza el cambio de manos. Inversores expertos, grandes propietariosy altos cargos de las grandes multinacionales venden las acciones que compraron en 2008,2009,2011 a todo el que se ofrezca. Saben que el sentimiento inversor nubla la objetividad de la compra. Están dispuestos a comprar a cualquier precio porqué ven que los precios suben y no quieren perder el tren.

Durante los úlitmos 6 meses, los "insiders"  han reducido en un 75% la exposición a las acciones de Salesforce.com (CRM).