Cuando la deuda privada se vuelve insostenible

Todas las economías se mueven por ciclos. Sin embargo, hay factores que hacen que las mismas se vuelvan extremadamente vulnerables.

En la historia económica reciente, hay un denominador común que ha hecho, está haciendo y seguirá haciendo que los períodos de recesión sean mucho más prolongados y con mayores consecuencias, la deuda.

Tanto en la crisis financiera vivida en Japón a principios de los noventa, como en los recientes periodos de recesión en España, la deuda privada respecto al producto interior bruto se encontraba en niveles superiores al 200%.

En España, desde finales de los años noventa hasta el año 2007 la deuda privada empezó a crecer a un ritmo mucho mayor que su producto interior bruto. Pasando del 88% en 1996 hasta superar el 215% en 2007.

En el siguiente gráfico lo vemos:

Evolución del total de la deuda privada en España respecto al PIB (%)

Pero, ¿qué sucedió cuando la deuda privada española superó el 200% del PIB?

Meses después de superar el 200% del PIB, la economía española inició la peor crisis de su historia. El mercado de acciones de desplomó más de un 50% durante los siguientes años, el paro se disparó y las condiciones laborales y económicas de la mayoría de los españoles se vieron fuertemente afectadas.

En el siguiente gráfico podemos observar la comparación de la evolución de la deuda privada respecto al PIB(%) y el índice del precio de todas las acciones cotizadas en España con valor 100 en 2007 (escala de la derecha).

Evolución de la deuda privada respecto al PIB(%) y el índice del precio de todas las acciones cotizadas en España con valor 100 en 2007 (escala de la derecha).

Si algo aprendimos en la anterior crisis financiera es que los mercados se encuentran extremadamente globalizados. Y lo que está sucediendo en el resto de países nos afecta también de forma directa.

Como bien saben, el humano es el único animal capaz de tropezar dos veces en la misma piedra. Y tres y cuatro...

Ahora mismo hay varios países con niveles de deuda privada respecto al PIB superiores al 200% y no son precisamente países pequeños...