¿Qué hacemos con nuestras inversiones?

La actual situación política en España preocupa a los inversores. 

Muchos se preguntarán: ¿qué hacemos con nuestras inversiones?

No hay una única respuesta.

Veamos varios escenarios posibles:

Inversiones a largo plazo

Si eres un inversor de largo plazo habrá que suponer que tienes una cartera bien diversificada y que la inversión en empresas españolas no supone un porcentaje muy alto del total.

En el caso de que tengas una cartera de acciones con empresas que cotizan únicamente en las bolsas españolas quizá deberías plantearte diversificar más las inversiones (independientemente de la actual situación política).

En el caso de que tus inversiones estén bien diversificadas, habría que ver que empresas españolas forman parte de tu cartera. Si, por poner un ejemplo, tienes acciones de Banco Santander debes tener en cuenta que los beneficios que provienen de España suponen menos del 25% del total. 

Por otro lado, pase lo que pase con la situación política, las empresas siguen prestando sus servicios y ofreciendo sus productos. Es decir, que la actividad principal no cesa y los clientes tampoco desaparecen como si nada.

Por lo tanto, si eres un inversor de largo plazo, el peso de las acciones de empresas españolas no es demasiado importante en tu cartera y has comprado a buenos precios, no deberías preocuparte demasiado.

Sin embargo, en el corto y medio plazo, la incertidumbre sí que puede condicionar la rentabilidad de los activos.

Inversiones de corto y medio plazo

Las inversiones de corto y medio plazo están sujetas a mayores riesgos que las inversiones a largo plazo. Es más probable que obtengas beneficios invirtiendo a largo plazo que a corto y medio plazo.

Para que los precios de los activos suban es necesario que se incremente el interés por los mismos y, consecuentemente, la demanda suba.

Pero,¿qué motivos tendrán los inversores para comprar acciones de empresas españolas a precios actuales?

Hay que tener en cuenta que el dinero es miedoso. Las tendencias alcistas se forman con miedo y las bajistas con pánico.

Por otro lado, las empresas y los países compiten para atraer las inversiones internacionales y el contexto actual no vende demasiado...

Por lo tanto, creemos que, si no se soluciona el problema político, podemos presenciar una corrección importante en el mercado de acciones y subidas en los tipos de interés de la deuda española.

Así que actualmente la prudencia es un buen aliado para los inversores de corto y medio plazo.

Otro tema será, si encontraremos acciones a buenos precios para invertir a largo plazo después de una corrección importante...