Invertir no es una opción

Hoy los mercados de acciones caen con fuerza, el cobre está apunto de perder soportes técnicos clave y el mercado de divisas se encuentra tan dudoso como la presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Pero, pase lo que pase en los mercados, el tiempo pasa y, con él, nuestra vida avanza sin poder detenerla.

El tiempo es limitado. Aprovecharlo depende únicamente de nosotros. El final de la vida es el fin del tiempo que tienes para vivir. Entonces, ¿cuánto vale nuestro tiempo?

La expresión "el tiempo es oro" seguramente se queda corta...

Bajo el actual entorno laboral y el excesivo endeudamiento de los estados, invertir en los mercados financieros ha dejado de ser una opción.

Una buena gestión de nuestras inversiones nos permitirá disfrutar de nuestro tiempo cuando lo tengamos disponible, incrementar el valor de nuestros ahorros y reducir la exposición a los cambios laborales o a las pensiones del gobierno.

Durante los pasados meses, desde OB Research, publicamos en dos vídeos que la zona de los 9.250/9.600 puntos era una zona de resistencia muy importante para el Ibex 35 y creíamos que los precios iban a caer desde esa zonaTambién comentamos la resistencia de Banco Santander en los 4.5 euros ... Les dejamos el último vídeo:

¿Qué pasará durante los próximos meses?

Bien, como siempre decimos, no somos adivinos pero hay varios argumentos que nos hacen ser bastante negativos para el medio plazo.

En el artículo "4 grandes riesgos a los que se enfrentan los mercados financieros de todo el mundo"  hicimos un resumen explicando los problemas en los emergentes, los precios de las materias primas, las burbujas de precios en ciertos sectores empresariales y la burbuja de la renta fija gubernamental.

Esta semana, hemos publicado el informe privado de Situación Global de los Mercados Financieros Junio 2016 y lo hemos titulado: "La resaca de la QE de la Reserva Federal".

¿Resaca?

Sí. Las consecuencias de corto plazo de la QE de la Reserva Federal facilitaron la caída del precio del dólar de EEUU, la subida de los precios de las materias primas, la reducción del valor de la deuda en dólares y, consecuentemente, la "fiesta" para los países emergentes, las empresas explotadoras de materias primas y las acciones en dólares de EEUU.

La "fiesta" se fué propagando y grandes cantidades de dinero corrieron por todos los activos financieros de todo el mundo (incluido Europa).

Pero, todo tiene un precio. Hacer ver que "todo seguía igual" en un solo año (no para todos los países) tiene sus consecuencias de largo plazo y ahora las estamos viviendo.

Sin embargo, una buena estrategia de medio y largo plazo nos puede permitir seguir obteniendo rentabilidad bajo el escenario actual.