Perspectiva, sí o sí

 

Tomar perspectiva, un ejercicio obligatorio.

Observar el entorno, analizarlo y entenderlo son algunas de las claves para saber cual es la decisión que hay que tomar en cada momento o, como mínimo, la que nos puede dar los resultados más cercanos a los esperados.

Todo proceso requiere un tiempo y, a pesar de que muchas veces queramos ver los resultados antes de que se den, no tendremos más remedio que adaptarnos al ritmo de cada proceso.

Otro factor a tener en cuenta es la objetividad con la que observamos el entorno, lo analizamos y lo entendemos. Por ejemplo, nuestro estado de ánimo puede llegar a condicionar, y mucho, este ejercicio.

¿Verdad que no es lo mismo mirar un valle desde el río que desde la cima de una colina?

Para analizar el entorno hay que dar un paso atrás y tomar perspectiva sin embargo, cada persona iniciará el análisis desde un punto distinto y, consecuentemente, su perspectiva será algo distinta.

De todas formas, tomar perspectiva marca y marcará importantes diferencias en tus decisiones y, seguro, que serán más acertadas que si no te hubieras parado a reflexionar.

Así que ya sabes, OBSERVA el ENTORNO, ANALIZA y ENTIENDE que es lo que está pasando.