photo-1511804472014-fa7b871cd6a9.jpg

filosofía de inversión

Empresas excelentes a precios razonables

Buscamos empresas líderes en su sector, con productos y servicios excelentes, capacidad de crecimiento sostenible a largo plazo, un balance fuerte, bajos niveles de deuda, un buen cash flow, un largo historial de pago de dividendos y con una filosofía empresarial que piense en la retribución al accionista, el crecimiento a largo plazo y el control de la deuda.

Pero, por buena que sea la empresa no estamos dispuestos a pagar cualquier precio por la misma.

Comprar una empresa excelente está bien, pero comprar una empresa excelente a buenos precios está mejor.

Comprar a precios bajos una empresa sostenible y rentable a largo plazo es la mejor manera de garantizar el principal, incrementar el margen de seguridad y mejorar la probabilidad de un buen retorno al inversor.

Por lo tanto, buscamos empresas infravaloradas por el mercado que tengan un negocio rentable y sostenible en el tiempo.

Racionalidad y sensatez

El mercado de acciones fluctúa al alza y a la baja de la misma manera que lo hacen los sentimientos de los inversores que lo componen. El valor de una empresa se encuentra en algún lugar intermedio entre la euforia y el pánico que acompaña a la mayor parte de los inversores.

La falta de racionalidad del mercado nos permite encontrar oportunidades de inversión en aquellos momentos en los que el pesimismo se apodera de la mente de los inversores.

Nosotros no nos dejamos llevar por los sentimientos del mercado.

Mantenemos la racionalidad y la sensatez firme en todo momento.

Nos aprovechamos de la irracionalidad del mercado para encontrar buenas empresas que cotizan por debajo de su valor intrínseco.

La paciencia es nuestra mejor aliada

Nuestro mejor consejo para el inversor es tener paciencia.

La paciencia es necesaria tanto para comprar buenas empresas a precios razonables como para esperar a que llegue el retorno de nuestra inversión.

No intentamos predecir el futuro. No sabemos si las acciones de una determinada empresa van a subir o bajar durante los próximos meses. Lo que si sabemos es que el inversor que compra un buen negocio a un precio razonable tarde o temprano será recompensado vía dividendos y precio de la acción.

Análisis óptimos, resultados extraordinarios

Nuestro trabajo es estudiar las empresas desde distintos puntos de vista para poder llegar a una conclusión objetiva sobre si vale o no la pena invertir en ellas.

Analizamos el sector al que pertenece, su posición en el mismo, la calidad de sus productos y servicios, su exclusividad y las posibilidades de crecimiento a largo plazo.

Nos fijamos en su filosofía empresarial, su capacidad de adaptación y su liderazgo.

Valoramos la viabilidad financiera de la empresa, su capacidad de pago de se deuda y su cash flow.

Estudiamos sus márgenes de beneficios, la rentabilidad de sus activos y sus inversiones.

Analizamos el precio al que cotiza la acción respecto a sus fundamentales, los comparamos con su valoración histórica y extraemos distintas tasas de descuento.

Calculamos la rentabilidad anual esperada para el inversor para los próximos años a partir de los márgenes netos de la empresa, la rentabilidad que obtiene de sus activos y de su equity respecto al precio al que podemos comprar las acciones de la compañía.

Realizamos un análisis técnico del precio con una perspectiva de muy largo plazo.

Y finalmente, te damos nuestra más sincera opinión.